martes, 5 de junio de 2012

Regalando sonrisas

Recuerdo que una vez en el bus hace muchos años me puse a ver la cara de todas las personas que iban en él, había pocas personas y varias de ellas mayores y observé con tristeza que muchas parecían personas amargadas, aquella vez pensé no quiero ser una vieja amargada. 

Hoy comprendo un poco más aquellos rostros porque se  que los problemas familiares, laborales, de pareja, la crisis y el ritmo de vida que llevamos nos hacen ir con prisa a todas partes sin detenernos en nuestro camino no sólo a contemplar algo bonito que tal vez está ahí y no lo vemos si no hasta dar algo tan simple como  una sonrisa que tan poco cuesta.

Ro acaba de mostrarme este video. Me ha parecido precioso. Es un barrendero que cada día se para frente a un colegio y anima a los niños cantándoles la canción de Bob Esponja.

Este hombre me parece genial, no sólo él regala parte de su tiempo y simpatía a los niños, quienes ya ves como le responden, con algarabía y felicidad si no que está recibiendo mucho. Seguro que él se va con el corazón hinchado de emoción y con la satisfacción de ver esas caritas de felicidad. Esto es una dosis diaria de la mejor vitamina.



2 comentarios:

  1. Qué bonito Gio, gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me emocionó muchísimo!!!!!
    este tipo de actos son los que cambian el mundo!
    gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar