jueves, 1 de diciembre de 2011

Tan sólo un tobogán

Cuando voy por la gordi a la hora de comer siempre les llevo a los niños al parque. He cambiado de parque en estos días porque hace un poco más de frío y en este da mucho el sol. Es uno pequeñito, donde sólo hay un tobogán y 4 caballitos pequeños. 


Esta vez Terremoto estaba de malas porque quería ir donde un amiguito del cole había ido y yo no quería alejarme mucho de casa y le dije que nos quedaríamos en ese parque y ella fue y se sentó en un banco del parque sin hacernos caso.


Mientras tanto su hermano lo estaba pasando genial en el tobogán.
 Lo tenía para él solo después de mucho tiempo.




De cuando en cuando Terremoto miraba pero no se animaba a acercarse



Yo seguía tomándole fotos a Tsunami que en ese momento estaba feliz de ser el modelo principal.


De pronto al loco de Tsunami se le ocurrió subir por la  parte de resbalarse, no es la primera vez, la verdad, pero este tobogán es más alto que al que suele ir y no lograba llegar hasta arriba. Y como él también tiene genio, comenzó a frustrarse y llorar.


En ese momento  Terremoto vino, se subió al tobogán y le dijo que cogiera su mano. Así él logró subir hasta lo más alto. Luego se sentaron los dos en el mismo peldaño y estuvieron así mucho rato los dos juntos.


Comenzaron a poner caras y hacer payasadas y yo aproveché el momento de tenerlos juntos y que "no se podían mover", pero no duró mucho ... Daba igual, total, ya era hora de ir a comer a casa y nos fuimos todos contentos.


Que tengas un precioso día.