lunes, 13 de diciembre de 2010

Lo espero hoy mismo

Cierto turista que visitaba Italia, cencontró en un pueblecito muy apartado un hermoso castillo medieval. Conversando con la persona que lo estaba cuidando, le hizo diversas preguntas:


- ¿Durante cuánto tiempo ha trabajado aquí?
- Por veinticinco años, señor.
- ¿Cuán a menudo viene el dueño del castillo a disfrutar de su propiedad?
- Ha venido sólo 4 veces
- ¿Cuándo fue la última vez que estuvo aquí?
- Hace 12 años
- ¿Le escribe usted con frecuencia?
- Nunca le he escrito, señor
- ¿ Y de quién recibe órdenes?
- De su mayordomo, que vive en Milán
- ¿Le visita frecuentemente?
- No lo ha hecho nunca, ni siquiera conoce el castillo
- Entonces, ¿trabaja usted solo?
- Así es señor, me dejan trabajar solo
- ¡Maravilloso! -exclamó el turista- mantiene usted esta propiedad tan impecable que cualquiera pensaría que usted espera al dueño mañana ...
- ¡No, señor, mañana no!  Lo espero hoy mismo.


11/25
Foto propiedad de Mar Merelo 


Mi amiga Mar Merelo puso en la descripción de esta foto ".. porque al fín y al cabo, todo se reduce a eso."  pero es tan fácil olvidarlo, es bueno que recordemos qué celebramos de verdad. Celebramos el nacimiento de Cristo, pero no sólo su nacimiento, celebramos su promesa y su venida. 
En todo este caos que vamos a tener en estos días, detengámonos un poco y pensemos en el cumpleañero. Sólo será entre tú y El.



"Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará" . He. 10, 37

5 comentarios:

  1. Muy buena reflexión, A veces nos perdemos en la celebración y olvidamos el motivo real de ella.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gio! :-)
    Es que es eso en verdad lo que celebramos, sólo que a la gente se le olvida.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Qué razón tienes, entre tanta fiesta se nos olvida el motivo de la celebración

    Besos

    ResponderEliminar
  4. You are so right, we need to remember -why- we celebrate. thank you for this lovely post.
    <3

    ResponderEliminar