miércoles, 4 de agosto de 2010

Si mamá Tila viviera

Mis manos torpes


Me encanta esta foto porque así, con la cara que me ven, así era yo

El 30 de Julio fue el cumpleaños de Mamá Tila, era mi abuela materna. Ella no era la dulce viejecita, abuelita de Piolín, nooooooooooo, tampoco era una abuela fashion, tampoco, tampoco. Era una abuela a la antigua. Cocinaba de PM, era mulata, hacía unas empanadas caldudas geniales (empanadas chilenas). Ella mataba sus propios animales, siiii, pueden reirse todo lo que quieran. En casa teníamos, patos, pollos, pavos, cuys, conejos, hasta dos lechones tuvimos una vez.

Provenía de una familia muy humilde, la menor de varios hermanos huérfanos y tuvo que aprender hacer de todo desde muy corta edad. La levantaban temprano para hacer cosas de la casa, y ella ni siquiera llegaba al fregadero, pero con su banco hacía todo, algo como yo, que voy con mi banco a todas partes en la cocina porque no alcanzo a nada (pero al fregadero si :P).

En fin, que siempre me voy desviando del tema. Como decía, mamá Tila no era la típica abuelita dulce, uyy recuerdo cada golpe de ella. Yo era terrible, le sacaba canas verdes a la pobre, como ya no podía correr detrás de mi, se quitaba sus zapatillas chinas y me las tiraba, por si tenía suerte, jajaja. Cualquiera diría que quiero dejar mal parada a mi abuela, no. A ver quien no ha recibido un palmazo, jalón de pelos, algún peñizco, eh? yo todos, jejeje, y ningún trauma.


Una de sus frases: "yo vendí mi loro por no cargarlo"
Siempre andaba detrás de ella, mamáTila, qué es esto, mamáTila, qué haces? mamá Tila te ayudo? "más ayuda el que no estorba", me contestaba, y bueno yo me iba y seguía jugando, y volvía cuando llegaban a mi los olores de lo que estaba cocinando. Por entonces en casa nunca dejó de caer "visita" a la hora de comer, porque mamá Tila tenía su fama.


No sólo cocinaba riquísimo, también tejía a crochet maravillas, una vez me hizo un vestido muy bonito. Siempre estaba haciendo cosas, parecía que tenía alguna pulga, upsss que feo sonó eso, jajaja, pero es que no paraba quieta, siempre buscando algo que hacer.


Mamá Tila decía, "si algún día te casas tu marido te va devolver con las ollas en la cabeza", bueno bueno, casi has atinado. Yo cocino porque no me queda otra, limpio para poder llegar a mi cama, no se coser, un día mi suegra vio un bajo que hice a un pantalón de su hijito y la cara que puso fue digna de foto. La repostería me odia, y fíjense que a mi me cae de lo más bien, pero es así, pero es culpa del horno que todo lo ve cuadriculado.

Se supone que con la práctica se mejora, no? Pues miren estas fotos. La primera de la izquierda la hice para el primer año de mi gordita en octubre del 2008. Me salió regular, no estaba del todo rica, pero creo que para cualquier paladar no exigente (no el mío) era descente.
La segunda fue para el cumple de mi gordito (mi esposo), en Mayo del 2009. Estaba un poquitín cruda, pero nos la comimos igual, somos unos buitres.
La tercera la hice para el 2do año de mi niña, octubre 2009. Sin palabras...

Estas fotos tienen derecho de autor, jejeje, sobre todo la última. :D

Ay mamá Tila que nieta te ha salido ...

Mamá Tila falleció en Mayo de 1987, intento recordar el día, y creo que fue el 14, después del Día de la Madre. Unos días antes hizo sus últimas empanadas caldudas. Mi hermano mayor había vuelto de los Estados Unidos y ella se levantó de la cama para preparárselas. Ella era así.

Dedicado a la única abuelita que tuve, te extraño Mamá Tila.

10 comentarios:

  1. Me encanta, me encanta, me encanta, todo un homenaje! Y si yo te enseño mis tartas de cumpleaños podemos competir!

    ResponderEliminar
  2. Mujer!!! que me hiciste emocionar!!! COmo dice Rosa no podrias haber hecho un mejor homenaje!!!. Vos decis que no tenes mano para cocinar, coser pero sabes "contar" y tenes una gracia espectacular, te juro que te vi chiquita al lado de mamá TIla y senti los olores de su cocina. Gracias por compartir esto con todos :) Besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya es tercer post que leo que escriben para sus abuelitas(os).

    La mía murió este año :( Tengo que escribir de eso.

    No cabe duda que tu abuelita Tila era genial, ya con sus empanadas caldúas me conquistó. Me encantan tus historias de la infancia Gio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. MACO. Siento lo de tu abuelita. Un abrazote, sí escribe algo, te reconfortará.

    No sabía que se decía caldúas :)

    ResponderEliminar
  5. Me encantoooooooo...Giovanna sabes creo que todos pasamos unas experiencias de niñas...dignas de publicar, mis felicitaciones tienes una inspiracion muy buena Mamá Tila...linda como todas las abuelitas aunque no pude conocer a la mia...siempre escuche cosas de mis padres y tios...dejo saludos
    karin Coa

    ResponderEliminar
  6. Muy tierno Giovanna, me gustó la frase "Más ayuda el que no estorba", tuviste la suerte de tener una abuela muy entrañable.
    Y bueno la repostería hay que mejorarla eh? :), piensa que querer es poder!!!!

    ResponderEliminar
  7. Gio, yo no creí en ningún momento q hablarías mal de tu abuela, yo sabia q la historia tenia sentido de principio a fin. Así eran las abuelas. Yo aun tengo la mía y tenemos suerte de comer sus platos, aunque la sacamos de la cocina, ella regresa, no hay poder humano y dice q solo se quedara del todo quieta cuando este bn muertita!
    Ahora...lo de tus tortas, es cuestión de conocer tu horno, ya tienes experiencia...lo has cambiado? hay algunos con ventilador y otros q no, eléctricos y de gas, por eso la temperatura q dice en las recetas no suele ser exacta, sino q el dueño va a adaptando al suyo las recetas. Sigue intentandolo, Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Karin, muchas gracias por pasarte por mi blog y gracias por tus palabras.

    Marta. A mi marido le ha encantado, la ha vuelto suya, jajaja

    Lyn, lo mismo me ha dicho mi suegra de que no todos los hornos son iguales. Me da vergüenza decirlo, pero yo cojí las recetas de Martha Stewart pero medí con el biberón de mi niña :O todos los ingredientes.
    Tengo que comprarme una balancita pronto.

    ResponderEliminar
  9. Hola prima,

    Me alegro mucho ver tu pagina que lindo homenaje para Mama Tila. Si la recuerdo mucho y con mucho carino cuando ibamos a tu casa los domingos con mi Papa. Siempre Mama Tila nos ensenaba como comportarnos bien y tambien los buenos modales para sentarnos en la mesa por ejemplo no arrastrar la silla con los pies para sentarse ;-) tambien recuerdo lo rico que cocinaba y yo creo que nos ha inspirado para salir adelante.
    Aunque tampoco soy buena en la cocina pero trato de hacer el esfuerzo en honor a las lindas personas que conoci cuando vivia en Lima.
    Siempre me da nostalgia y tambien alegria recordar esos lindos momentos que uno ha pasado con la familia.

    ResponderEliminar
  10. Tienes un arte escribiendo! He podido sentir el olor de la comida y los zapatillazos de tu abuela. Me ha encantado, además me recuerda a mi abuela Remedios que también era de armas tomar.

    ResponderEliminar