miércoles, 21 de julio de 2010

Se aprovechan de mi nobleza.

Una anécdota:



Mi madre toda la vida me apuntó en cuanta actividad extra escolar hubiera, con la esperanza, segun sus propias palabras, de que sudara la gota gorda, o que la gorda sudara, para el caso da lo mismo, pero yo también he creido que era para respirar un poco y tenerme lejos unas horas :) (es que yo era terrible).

No tengo que decirles cual de las tres soy yo, obvio, total, las otras dos son medias rubias, pero seguro que me sacaron por mi garbo. Tenía 4 ó 5 años, por entonces estudiaba en el "Nido de la Paz" en Miraflores-Lima, ya no existe. Un nido es lo que vendría ser en muchos paises el kinder, o en España, pre-escolar.

Mi mami me metió en el grupo de ballet, ya mencioné las razones antes, ay la pobre mujer, que ingenua. Al final de año, había una actuación para que los padres vieran en qué habían invertido su dinero, o cómo habían tirado su dinero, da igual.

Recuerdo que había un ejercicio que me costaba muchísimo hacerlo, (desde entonces he sido muy ágil). El ejercicio era el siguiente: Había que estar boca abajo, en el suelo, recoger las piernas, llevar los brazos hacia atrás y sujetarse los tobillos con las manos, uno quedaba en posición cucaracha, más o menos. Para mi esto era dificilísimo, no lograba alcanzar a mis tobillos. De repente, los cielos se abrieron y se vio una luz, nooooooo no pasó nada de eso. De repente, simplemente, llegué a coger mis tobillos. Lo hice! lo hice!, lo hice!!! Estaba super contenta.

Ah, olvidé decir que para colmo, en esa posición cucaracha había que balancear el cuerpo de adelante a atrás. Y bueno, ya que hice esta pausa aprovecho y quiero que se fijen bien en el disfraz de mariposa, sí sí, mariposa, ya se que parezco una aveja, tampoco es la versión femenina del Chapulín Colorado, no! ES MARIPOSA !.

Bueno miren las alas, el tutú, a que estoy mona, bueno, prosigo...


The show must go on

El día D. La verdad no me acuerdo de los preámbulos, pero iré al grano, que es lo que importa. Estábamos ahí, en el suelo, haciendo el famoso ejercicio digno de contorsionistas. Yo en pleno balanceo, sujetando con fuerza mis tobillos, si hubieran visto mi cara, seguro que parecía que estaba empujando, dando a luz. De pronto, sucedió la catrastrofe, se me soltó un pie y rompió el tul de una de mis alas y se metió dentro de ella. HORRORRRRRRR.

Todas se levantaron, claro continuaba otro paso, y yo seguía ahí, tirada en el suelo, con la pata metida en el ala. Escuché risas, y luego el telón cayó.... no recuerdo bien como acabó todo, bueno lo lógico es que me sacaron de ahi, pero fíjense, fue tanta mi vergüenza, que todavía me acuerdo. jejeje.

Esta es una de mis fotos favoritas, cuando la veo viene a mi memoria todo, y saben? ... lo disfruto. ;)

5 comentarios:

  1. Hola! Me encantó tu blog. Me dio mucha gracia esta anécdota. Yo también recuerdo una actuación, a la misma edad, vestida de abeja. Y ahora, que mi hija mayor tiene 4 años, la inscrbí en baile. No porque sea terrible, sino porque me parece una buena experiencia extra-curricular. Te mando un beso grande y seguimos en contacto via flickr. Alitas

    ResponderEliminar
  2. Giozi! te animaste con el blog!!! me encanta!! yorecuerdo una foto parecida pero vestida de flor!!!! jajajajj

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus anécdotas, este blog promete y mucho, vas a ser nuestra risa del día, aunque me imagino que tu humor se hizo de esas cosas que en su momento duelen y averguenzan y que con los años acabas riéndote al contar...yo en mi primer embarazo fuí a la piscina con las gafitas esas pequeñitas de tomar el sol y pretendía meter la cabeza en el agua con eso! En mi defensa diré que el embarazo reduce un poco el cerebro y que era muyyy temprano y estaba medio dormida..

    ResponderEliminar
  4. Giovanna! Qué bueno que te animaste con lo del blog, porque si todo va a ser como esta entrada, me vas a tener aquí fija todos los días!
    Me encantó la foto, tu cara es de que te lo estás gozando al máximo. Qué bueno es reírse de uno mismo, de sus propias verguenzas y desventuras, creo que esa es la clave principal para ver la vida de una forma optimista!
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gio, ya te imagino! Me hiciste recordar una anécdota donde ya estaba bastante crecidita y sali con un chavo cuerísimo y la primere cita me llevó al teatro y al entrar me caí, quede de rodillas, con la cara en el piso y las pompis pa´riba, ¡y con minifalda,imaginate!!! Como te pasa a ti, yo todavía no me puedo olvidar de eso, hoy me da risa. Me encanta tu blog, Gio, me encanta, creo que nos vamos a ver reflejad@s en muchas de tus anécdotas. Besos♥

    ResponderEliminar